Triple Impacto Positivo: Swahili Eco

Swahili_Eco_MERAKI

#JULIOSINPLASTICO

“Un día tenía que llevar una maqueta a la facultad y en el camino se largó a llover. La escondí debajo de una garita de micro y vi que enfrente había un cartel publicitario de una inmobiliaria. Corté la lona, envolví la maqueta y la llevé. Ahí me di cuenta que el material era impermeable y que podía reemplazar las telas que utilizaba por lona reciclada”.

Iván Pavelic, sociólogo y diseñador industrial de la localidad de Gonett, La Plata, comenzó su emprendimiento con fundas de surf y mochilas de tela convencionales, cuando se dió cuenta que podía generar un impacto mucho mayor reciclando plástico descartado.

Swahili es un emprendimiento creado a mediados de 2013, que se dedica a crear productos como billeteras, loncheras, mochilas y bolsas de compras basados en la reutilización de lonas de cartelería y bolsas de alimento para animales.

La identidad de Swahili se centra en la inclusión social como objetivo fundamental de su esencia y tiene como eje principal generar una articulación entre reciclaje, sustentabilidad, conciencia e inclusión social.

Swahili logró incorporar esto dentro de tres aspectos fundamentales; Ambiental, Social y Económico.

AMBIENTAL

La fabricación de sus productos está hecha a partir de materiales reciclados, como silo bolsas, sachet de leche y lonas de cartelería publicitaria. Hablamos de piezas plásticas desechadas que tardan entre 500 y 1000 años en descomponerse, y que a través de su reciclado, el desperdicio se convierte en oportunidad. De esta manera, un objeto que es usado una sola vez y luego desechado en basurales, se convierte en un producto de largo período de usabilidad.

El objetivo de #Juliosinplástico no solo es erradicar el plástico de un solo uso y corta vida útil de nuestras vidas, sino también utilizar el material ya existente, de manera de reinterpretar, resignificar y reincorporarse nuevamente a un sistema de valor, generando así, una economía circular donde los desechos pueden volver a insertarse en el ciclo y evitar el desperdicio contaminante.

SOCIAL

La confección de mochilas, billeteras, cartucheras y bolsas para compras es hecha por personas excluidas del sistema laboral, ya sea por edad, por estudio o por nivel socioeconómico. De este modo Swahili contribuye con una problemática social frecuente, brindando empleo a personas que lo necesitan y fomentando la educación basada en el respeto por el ambiente.

Como dice Iván, “la parte social es la más linda porque generamos un ingreso estable para personas desempleadas y que no tienen acceso a un trabajo formal”.

La idea es que todas las personas, y más que nada niños y jóvenes, tengan acceso a estos productos reciclados y a la concientización de la problemática del plástico en el mundo. Para promover un uso más responsable del plástico de corta vida útil capacitan a vecinos del barrio para que luego puedan dar talleres en escuelas y cárceles de la zona, utilizando la educación como la base fundamental de cambio.

Para el equipo de Swahili es importante mostrar que con lo mínimo se pueden hacer cosas muy lindas y gratificantes.

ECONÓMICO

Los pilares ambiental y social combinados dan forma a este último eje de triple impacto. Resulta que esto es a lo que llamamos una economía circular.

El hecho de tomar materiales que han sido descartados implica generar un quiebre del modelo actual (o más bien una unión) entre lo que sería el final y el comienzo de un sistema económico lineal.

El proyecto de Swahili se asegura que los materiales rescatados sean usados de forma que adquieran una vida a largo plazo (incluso más que para lo que fueron pensados en primera instancia), haciendo que reutilizar sea igual de bueno que rechazar, porque se reintroducen nuevamente en la cadena de producción los materiales ya descartados, ahorrando incluso la contaminación que produce su producción.

Es fundamental que las empresas evolucionen hacia nuevos esquemas que contemplen el impacto social y ambiental que producen, haciéndose responsables del cuidado del ambiente.

Si cada uno toma conciencia desde lo personal, lo colectivo se vuelve mucho más sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat