Ping Pong con Martha Sustentable

Hablamos con: PEDRO ROISMAN

¿Qué hace MARTHA en pocas palabras?

En muy pocas palabras, en MARTHA diseñamos accesorios de indumentaria confeccionados con descarte textil

¿Qué es el descarte textil y por qué es importante reducirlo? ¿Qué datos tenemos?

Cuando hablamos de descarte textil nos referimos a tela que se desecha, tela que no tiene uso pero sí un costo para el planeta. Según el CEAMSE, solo en Buenos Aires, se tiran entre 70 y 120 toneladas de tela por día. Nosotros vimos ese problema y lo atacamos, en los últimos 6 meses recuperamos 186 kilogramos de tela. 

¿Cómo nace y hacia dónde va?

En realidad, MARTHA no fue siempre MARTHA SUSTENTABLE. Nace en el año 2014 con la idea de hacer un proyecto que escale. Empezamos haciéndole diseño a un mono producto que en su momento eran las gorras. Ese mismo año tuvimos un crecimiento rápido y espontáneo. Pero no nos alcanzó. Hacia el 2018 tuvimos un renacimiento cuando detectamos el gran problema de nuestra industria: el descarte textil. Nuestro producto nos permitía ser más amigables con el planeta y nos decidimos a hacer foco 100% en ser cada vez más sustentables. La gorra es un accesorio pequeño que está conformada por 8 pedazos de tela chicos.

Es un modelo eficiente para reutilizar materia textil ya que, en general,  el descarte son telas no uniformes. Hoy por hoy, todo lo que es textil en nuestros productos, o sea, el 86,4%, es reciclado. Como primer paso quisimos apuntar al AHORA, al problema más urgente que es el de los sobrantes textiles. ¡Pero vamos por más! Estamos haciendo pruebas para trabajar con algodón orgánico porque este material tiene un proceso 100% natural, sin pesticidas y se cosecha a mano por agricultores, su hilo es artesanal y así también el tejido.

Existe un dilema producción- consumo – sustentabilidad. Pareciera que las empresas no encuentran la vuelta para ser sustentables sin disminuir ventas o aumentar costos. ¿Para ustedes fue fácil? ¿Requiere un esfuerzo extra o renunciar a cosas de la industria tradicional?

Siempre va a requerir un esfuerzo extra, para empezar, diseñar un nuevo proceso industrial que no es el tradicional. En MARTHA tenemos que hacer el esfuerzo extra en el corte de la tela porque es un trabajo artesano. Lo que NO hacemos es agregar costos por ser sustentables. Desde que adoptamos este modelo, en vez de subir precio ajustamos ganancia nosotros para poder seguir compitiendo y poder seguir siendo sustentables.

Nosotros también manejamos el canal empresas y siempre les decimos que no vamos a cobrar un precio extra por ser un modelo sustentable, para la empresa lo es, pero nosotros no lo agregamos porque es la forma de que se pueda seguir haciendo.  La economía busca eficiencia, pero creo que por buscar reducción de costo y ganancia es que no es sustentable. Yo creo que la economía se adapta y, si apuntamos a que la sustentabilidad sea un commodity, se van a ajustar los márgenes. Lo sustentable y los negocios no son conceptos que se chocan, de hecho, se potencian, MARTHA tiene un modelo sustentable y ya tiene 18 puntos de venta y continuo crecimiento en lo que es compra online y canal corporativo.

Nuestro slogan es PEQUEÑOS HÁBITOS, GRANDES CAMBIOS y creemos que en higiene y cuidado personal hay muchos hábitos por mejorar, ¿qué hábitos podemos mejorar en lo que refiere a indumentaria/textil?

El gran hábito a cambiar es consumir menos y comprar productos duraderos. Hace 10 años, la moda estaba dividida en cuatro temporadas: verano, otoño, invierno y primavera. Después, la industria fue cambiando y ciertas marcas, caracterizadas por tener precios bajos, comenzaron a fabricar productos más económicos con el objetivo de vender cada dos semanas en vez de cada tres meses. La razón de ser de este negocio, es que en China y países asiáticos hay gente dispuesta a trabajar por un salario muy bajo y pésimas condiciones. Después del derrumbe de una fábrica en Bangladesh en el que se murieron doscientas personas, apareció el boom anti fast fashion para concientizar sobre que la ropa barata tiene un costo. La sustentabilidad se trata de cuidar eso también, tenemos que proteger al ambiente, a la sociedad y a la economía. Entonces, el primer gran hábito a adquirir es reducir el consumo, consumir lo necesario aunque las marcas nos digan que necesitamos cada vez más. El segundo gran hábito es preguntarse de dónde viene esa prenda de ropa que me estoy comprando.

¿Qué tipo de descarte textil usan? ¿Ropa?¿Tela rota? Porque la ropa en buen estado se puede donar…

Nuestras fuentes de descarte textil son tres. La primera, son fábricas textiles que son las que hacen que un hilo se transforme en tela. Estas, descartan mucho, ya sea por fallas en la producción o por los cortes que tiene que hacerle a los rollos antes de venderlos. La segunda, son los talleres textiles que son quienes compran tela y la cortan, estos nos dan pedazos chicos o retazos. La tercera fuente de descarte son los comercios de tela o de productos ya confeccionados que por determinada razón no se pueden vender. Lo que nosotros hoy hacemos es atacar el problema desde antes, no agarramos el descarte de ropa de las personas sino el descarte textil de empresas del rubro. La ropa, diseñada y fabricada puede servir así como está para alguien más, yo no me metería a hacer una gorra con una campera cuando alguien la necesita.

En Martha piensan todo, desde la elaboración de los productos hasta la etiqueta con la que los venden. Eso nos parece importante, hoy muchas empresas quieren hacer su aporte al planeta pero, ya sea por motivos económicos o posibilidades, terminan teniendo un lado no sustentable (por ejemplo, revistas ambientales que se venden con envoltorio plástico) ¿Buscan ser lo más sustentables posible? ¿Creés que podemos llegar a una industria 100% sustentable?

El gran cambio que estamos viviendo está en la conciencia. Pasamos de vivir con 0% conciencia a tenerla. Si después más adelante descubrimos que estamos haciendo algo mal nos lo vamos a preguntar y cambiar. En la medida que tengamos conciencia vamos a ir hacia una industria 100% sustentable.

Tenemos que entender que estamos en una etapa de implementación temprana, hoy todavía no todo es sostenible desde el lado económico pero tenemos que estar comprometidos a lograrlo.

En MARTHA por ahora tenemos producto, packaging y etiqueta sustentable porque podemos hacerlo, pero todavía tenemos que mejorar en los apliques y en plástico de la vicera, por ejemplo, lo importante es marcar el camino y empezar, dar el primer paso.

Si todos diéramos el primer paso que se puede dar ya estaríamos mucho mejor.

En su página tienen un manifiesto muy lindo, ¿cuál es la parte es la que más te gusta o con la que más te identificás?

Bueno, en eso también decidimos minimizar y vamos a virar de un manifiesto a un MTP (Massive Transformative Purpose), es decir, una frase que define nuestro propósito.

La nuestra, desde hace poco, es: RE-DESIGNING FASHION TO CONNECT WITH NATURE, o sea, rediseñar la moda en general con el objetivo de conectar con la naturaleza.

Una parte del diseño de indumentaria que todos conocemos tradicionalmente debería contemplar que se conecte con la naturaleza.

El objetivo de MARTHA es conectar con la naturaleza, no solo en el proceso, que es en lo que estamos trabajando hace un año reciclando tela y probando con algodón orgánico, pero también desde lo que comunicamos como marca, queremos ser un producto que también se use en situaciones de conexión con la naturaleza, en eso venimos trabajando desde hace varios años desde el desarrollo de branding.