Disposición final de un cepillo de dientes bambú MERAKI

DisposiciónFinal_CepillodeBambú

Cuando pensamos en productos de cuidado oral es muy probable que no dimensionemos las consecuencias que puede implicar en el ambiente un pequeño hábito de consumo.

A la hora de elegir qué productos usar es importante que pensemos más allá del tiempo que el producto pasa en nuestras manos. Por ejemplo, ¿cómo es la vida de un cepillo de dientes de plástico cuando ya no está en nuestro baño? ¿y de uno de bambú?

Veamos juntos cómo impacta cada parte de un cepillo de dientes de bambú en el ambiente y cuál es el manejo adecuado para reducir nuestra huella ambiental. 

Partes de un Cepillo de Dientes de Bambú:

  • Mango de bambú moso.
  • Packaging de cartón.
  • Cerdas de Nylon.

Bambú:

Este material conforma el 97% del producto. 

Cuando llega el momento de desecharlo debemos separar las cerdas del mango con una pinza. Entonces, con el mango pelado, tenemos en nuestras manos un material orgánico, completamente natural, que tiene la capacidad de volver a la insertarse en los ciclos de la naturaleza. 

Una vez en tu compost, el mango tarda aproximadamente 180 días en desintegrarse por completo. Obviamente este proceso se ve afectado por el grado de desarrollo de tu compost y el volumen de material que  compostes. Recomendamos cortar el mango en pequeños pedazos para acelerar el proceso de descomposición.

Packaging:

Al igual que el mango, el packaging es completamente biodegradable. Una vez que el envase pasa a ser desecho, lo recomendable es romperlo en pedazos (facilita el proceso de biodegradación) y enterrarlo en la tierra o arrojarlo en tu compost. Al igual que el mango, el packaging se desintegra en menos de 180 días.

Cerdas:

Las cerdas son de Nylon, un material plástico, que otorga beneficios importantes al producto final, como elasticidad, resistencia a la fractura y al agua. De este modo podemos garantizar una correcta limpieza. 

Una vez que separamos las cerdas del mango, es importante que las reciclemos. Para asegurarnos que esto suceda debemos tener en cuenta dónde las desechamos. 

Si lo hacemos en @unabotelladeamor garantizamos que ese pequeño porcentaje de plástico se recicla.

 


 

Para cerrar con una imagen global, un simple cálculo sobre el consumo de cepillos a nivel mundial:

  • 7 mil millones de personas habitan nuestro planeta
  • cada uno con un promedio de 320 cepillos de dientes a lo largo de sus vidas.
  • Eso significa 2.240 millones de cepillos de dientes desechados a lo largo de una generación. 
  • Son unas increíbles 34 mil toneladas de plástico que perdurarán 500 años en el ambiente.

Cambiando este pequeño hábito, podemos desviar todas estas toneladas de plástico que van a permanecer muchos años más que nosotros en el ambiente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *