EME PLÁSTICAS: Revalorizando el plástico de un solo uso

En el marco de la campaña #Juliosinplástico, conversamos con Rosalía Doldán, integrante de Eme Plásticas, un estudio creativo sustentable uruguayo que busca realizar un aporte en cuanto al plástico de un solo uso. Hablamos de los inicios de este increíble proyecto, los objetivos a seguir y la importancia del consumo consciente.

¿Cómo nace Eme Plásticas y cuál es su propósito?

Eme Plásticas estuvo un buen tiempo gestándose en nuestras cabezas, pero nace en el 2018 con el propósito de hacer algo con el volumen de residuos plásticos que veíamos por todos lados, desde nuestro lugar como diseñadoras industriales y arquitectas. 

En ese momento éramos 3, y nos planteamos el problema: ¿qué hacer con la cantidad de residuos plásticos que ya hay en el ambiente? En ese entonces entendimos que teníamos que ayudar a concientizar a la población de lo valioso del material que diariamente desechamos, y reforzar el concepto de repensar nuestras formas de consumo, reducir el volumen de materiales plásticos en nuestra vida diaria, reutilizar dando nueva vida útil, y reciclar en último lugar.

Para esto experimentamos con estos materiales plásticos de un solo uso, buscando darles más valor. Así fue que comenzamos realizando accesorios hechos a partir de bolsas plásticas en desuso, buscando elevar la estética del reciclaje a algo de calidad y diseño.


 ¿Cómo ha sido el crecimiento desde que comenzaron, hubo algún punto de inflexión?

Desde que iniciamos, siempre tuvimos muy buena respuesta, las personas se copaban con lo que hacíamos, nos daban ideas de nuevos usos para el material generado. El punto de inflexión fue promovido por el primer pedido de una empresa, de hacer con sus residuos plásticos un nuevo producto para incorporar en sus tiendas. 

Ya en ese momento, nos estábamos dando cuenta de que la posibilidad de impacto de nuestro proyecto, estaba limitada en la venta al por menor de nuestros productos de diseño y entendimos que asociarnos con empresas, ofreciéndoles un servicio de revalorización de sus residuos plásticos, a través del diseño centrado en necesidades internas de la empresa o de sus propios clientes, podía ayudarnos a llegar al nivel de impacto que queríamos.

¿Qué desafíos tienen por delante?

Ahora el objetivo está en seguir creciendo, estamos estudiando cómo hacer un escalamiento de nuestra capacidad productiva. Además, planeamos ir abarcando nuevos sectores, estamos probando piezas de indumentaria, mobiliario y otros. La idea es crecer como estudio multidisciplinario, que ofrezca soluciones de diseño a partir de materiales de desecho revalorizados. 

 ¿Cuál es el proyecto que más les gustó hacer?

La verdad es que hay muchos. El primer proyecto-empresa sin dudas tiene un lugar especial, fue el pedido de hacer unos bolsos playeros para la marca uruguaya Rotunda. También las dos instancias en las que fuimos parte de tesis de grado, con Lucia y Elisa de la EUCD hicimos dos modelos de pilots, y con Sofía de la ORT hicimos unas luminarias hermosas. Ya hace dos años, Repapel nos pide que les ayudemos realizando las devoluciones para las escuelas participantes de su proyecto de reciclaje de plásticos, pensar objetos de utilidad para las escuelas es muy gratificante.
 
 ¿Tienen una cifra de cuántos plásticos de descarte han logrado transformar?

Nos es muy difícil estimar porque los plásticos que recibimos varían mucho en gramaje y tamaño. Pero tenemos un estimado que ronda en las 200.000 bolsas recuperadas en lo que va del proyecto. Esperamos que el número siga creciendo y así generar un mayor impacto.

¿Por qué eligieron trabajar con residuos plásticos?

Elegimos este material porque no parábamos de verlo por todos lados, ocasionando los problemas que ya todos conocemos. Además es un material que tarda muchísimo tiempo antes de descomponerse, y que tiene unas cualidades muy atractivas, por lo que entendíamos que había que aprovechar estas cualidades durante más tiempo, acorde con su ciclo de vida útil. Por mencionar algunas de sus cualidades, es liviano, flexible, impermeable, lavable, suave, viene en colores brillantes, entre otros.


 ¿Cuál es el tipo de residuo que más reciben? 

El material con el que trabajamos es específicamente Polietileno de Baja Densidad, PEBD, identificado por el número 4. Es un material que está presente para muchísimos usos, y en muchas industrias. Generalmente lo recibimos de empresas gestoras de residuos o locales comerciales que reciben mercadería en este tipo de empaque plástico. Es importante para nosotras que esté limpio.

¿Hay algún material en particular que aún no han logrado revalorizar, por qué?

Hay un montón de materiales que no hemos llegado a revalorizar aún, esto es fundamentalmente porque somos un equipo y un espacio chico, además de que la maquinaria que utilizamos es muy básica y no nos permite transformar eficientemente otros materiales. Por suerte existen otros tantos actores que se están especializando en diferentes procesos de transformación y diferentes materiales, por lo que solemos buscar alianzas con ellos. 

Tenemos en miras empezar a revalorizar Polietileno de Alta Densidad, PEAD, presente en empaques de productos de limpieza y tocador, así como Polipropileno.

En este mes, con la iniciativa de #Juliosinplástico que busca concientizar sobre el impacto del plástico de un solo uso ¿qué mensaje les gustaría transmitir desde su emprendimiento?

Sin dudas esta bueno repensar nuestros hábitos de consumo, y entender que la excusa de la “conveniencia” que propicia el uso de ciertos elementos de packaging no es más que una estrategia de marketing. Entendamos que se puede vivir de otra manera, que hace no tanto lo hacíamos así (haciendo compras a granel, dándole nueva vida a todos los elementos de packaging, porque tienen un valor, etc.)

Y más allá de esto, que tiene mucho valor y está bueno ir implementando, seamos conscientes de que son las grandes empresas las que generan el peor efecto en nuestros ecosistemas, entonces también hagamos un consumo más consciente, eligiendo productores locales, con prácticas que estén más en armonía con la naturaleza. 

2 comentarios de “EME PLÁSTICAS: Revalorizando el plástico de un solo uso

  1. Eduardo Kerszkowski dice:

    Me interesa el camino que han comenzado.
    Desde abajo,con ganas de aprender,compartir,generar alianzas.
    Y lo mejor: en Uruguay.
    El chiquilin crece..
    Saludos desde Israel y a vuestra disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *